Translate

Wednesday, 24 February 2016

SPINETTA: "MI AMIGO ARIEL, SU AMIGO REMO EL VIEJO LUIS Y SU POESIA LOCA"



Abrir comillasDicen que las coincidencias existen, mas bien existe el deseo por tenerlas. Cerrar comillas 

Abelardo Roldan Leroux 




Mi amigo Ariel, su amigo Remo , el viejo Luis y su poesia loca.


Lo mas probable es que haya sido una coincidencia,sin embargo vivire toda mi vida con la duda, y si era el?, y si le sono lindo y lo uso'?,. ,de solo pensarlo exploto de orgullo, .A veces tengo pesadillas de que una secta inquisitiva Spinetteana me someta a terribles castigos por insinuar de que un simple podria llegar a influenciar al Maestro .Luego me despierto y me imagino que el con su grandeza y su humildad simplemente se cagaria de risa. Lo mas lindo es que el supuesto autor (si es que compuso la cancion) continua sus dias sin ni siquiera sospechar el misterio,Quien sabe sea hoy un contador destacado de una multinacional, o un experto en marketing  o un monje Tibetano.

1980 -1981 fue una época tremendamente activa ,en la ya inmensa trayectoria de Luis.
No solo venia de registrar un disco en Ingles grabado y producido en LA el año anterior.
En los meses que siguen produciría el mágico álbum Alma de Diamante con Jade, se juntaría otra vez con sus amigos de Almendra para una serie de conciertos, un disco doble que registre el evento y otro álbum original de la legendaria banda (El Valle Interior), para culminar el encuentro con una gira por todo el país. Poco después de esta vorágine de trabajo y  emociones, vuelta al estudio para grabar con Jade Los niños que escriben en el cielo. Como sería el laberinto creativo de su mente, que tremenda energía para escribir canciones como Alma de DIAMANTE Y La Diosa salvaje, mientras estaría elucubrando algo como Espejada, o A mi Dama ,o El Fantasma de la buena suerte.


De la misma manera cronológicamente no mucho después o casi simultáneamente canciones como La herida de Paris, sexo, Contra todos los males de este mundo y sobre todo Umbral que es el centro de esta historia.
Esto es solo considerando la creación a esto hay que agregarle el trabajo los ensayos , la logística , los viajes ,los equipos , los músicos.
A su lado tuvo en su entorno nada menos que nombres tales como : Pedro Aznar
Héctor "Pomo" Lorenzo, Diego Rapoport ,Beto Satragni ,Juan del Barrio,Frank Ojstersek,Leo Sujatovich,César Franov,Juan Carlos Mono Fontana,Lito Epumer,Lito Vitale,Edelmiro Molinari,Emilio del Güercio,Rodolfo García.
En este contexto durante la gira de Almendra en el verano del 81 se produjo el encuentro.
Con Ariel compartíamos entre otras cosas fuertemente el amor por la música, y formábamos un dúo informal e improvisado que solo se juntaba en el verano para tocar por las noches del balneario de Quequen(otra de nuestros berretines)Quizás lo único que alteraba la infinita tranquilidad de sus noches eran nuestros gritos y nuestras guitarras. Básicamente tocábamos temas conocidos haciendo en mi humilde parecer bastante buenos covers de los clásicos de Sui,Almendra, Gieco, Los desconocidos etc, cualquier cosa acústica que ande por ahí, nada complicado.Con el objetivo de introducir cierta variación y originalidad en el repertorio decidimos incorporar algunas canciones de ciertos amigos asi como otras de nuestra autoria . Unos meses antes del verano Ariel me llama y me dice-” Tengo un amigo que toca sus propios temas y suenan bastante bien, se llama Remo y toca este sábado, te venís”?
Luego de decir si , cuando me paso’ la dirección me di cuenta que para llegar al lugar desde mi barrio de Caballito , debería aventurarme en una combinación de 3 colectivos hacia el sur para terminar en un obscuro Bar oculto entre callejuelas que transitaban por los suburbios de  Quilmes  y Wilde .
En el pequeño bar, con un escenario elemental y sin luces  un flaquito de pelo largo conocido localmente bajo el nombre de “Remo” tocaba sus canciones, a solo unos metros Ariel y yo entre la familiar audiencia disfrutábamos de un par de Quilmes Cristal
Los temas simples, sin acordes complicados y con cierto sabor a inocencia adolescente tenían como referencia muchos de los temas de la década pasada apropiados para un dúo de guitarras acústicas.
Tras breves encuentros puntuales entre Octubre y Noviembre finalmente nos juntamos con Ariel para el concierto del re encuentro de Almendra en Obras en Diciembre, experiencia que quedara’ en mi memoria por siempre, era algo que siempre pensaba que me iba quedar pendiente, debido a  la reticencia a revivir el legendario grupo en nombre de la nostalgia por parte de sus integrantes.
 Nos despedimos después del concierto, hasta los días del verano en Quequen donde empezaríamos despacio a tocar, intercambiar temas, y a experimentar lo que habíamos aprendido durante el año
Decidimos incorporar un par de temas de su amigo Remo. Uno de ellos se llamaba “Siguen las melodías”, unos versos breves, tres tonos simples y una temática estilo “El rey lloro’” de Lito.
Le pusimos unas armonías vocales y algún cambio de ritmo y quedo’ listo, formo’ parte de nuestro repertorio en las noches de los bares y fogones del pueblo
Al llegar Febrero Almendra se presenta en el teatro Odeón de Necochea y por supuesto rompimos el chanchito para estar ahí juntando lo que podíamos.
Llego’ la noche y como de esperar sonaron espectacular tocaron todo lo esperado y más y nos fuimos bien pipones de música y amor éramos un grupo de 5 o 6 chicos y chicas de la barra.
Al final de la noche bastante tarde nos encontramos caminando por la avenida 2 paralela a la costa enfrentando el viento y el frio contemplando de reojo cuando se le ocurriría al colectivo con las inscripción Quequen Puerto -Colonia Pinocho aparecer descontando que  no cumpliría ningún horario que figurara en las oxidadas tablas de metal atornilladas al poste blanco de la parada
Habíamos dejado el escaso movimiento de algún café abierto en la peatonal 83 y caminábamos hacia la 81 bajo antiguas recovas.
En la mitad de la cuadra se destacan unas luces del único restaurant de esa cuadra, y un cartel afuera prometiendo una atractiva combinación de pescados y mariscos acompañados por una no muy atractiva lista de precios ,muy fuera del alcance de nosotros.
Sin embargo nos pusimos a mirar hacia dentro, como el chiquilín del tango Cafetín de Buenos Aires, para nuestro asombro bajo la apariencia de un restaurant vació, había una sola mesa larga con un grupo de gente entre ellos LOS MISMISIMOS INTEGRANTES DE ALMENDRA.
Como en sueños sin poder salir de nuestro  asombro contemplábamos la mesa y a nuestros ídolos relajados sentados charlando; y ya era para nosotros suficiente como para contarle a la gilada “los vimos, estaban ahí, a unos metros de nosotros…
De repente Luis y Emilio se levantan dejan la mesa y se acercan a la salida, en un par de segundos estaban en frente de nosotros, saludándonos, sonriendo charlando, como si nos conocieran de siempre.
La charla informal acerca de que nos había parecido el show y tal o cual canción, se interrumpió por una pregunta de Luis, que advirtiendo un bolsito que llevaba uno de nosotros que tenía unas chapitas con los nombres de Pink Floyd, Led Zeppelin y algunos otros y tal vez algo de nuestras ropas o aspecto nos dice:”-Y Uds. también son músicos? Como si de alguna manera nos podríamos sumar delante de el a esa categoría.
Yo no pensaba decirle nada me abrumaba la vergüenza, pero Ariel un poco más caradura animado después de algunas cervezas se manda-“Bueno ya que lo mencionas  si , en estos momentos estamos tocando en un bar de Quequen
Los dos a coro fingiendo ignorancia o descreyendo que algo pase por aquellos lares exclaman ¡Quequennn? – Ariel les explica la ubicación geográfica del lugar apuntando con su dedo índice  hacia el mar, hacia la bahía donde solo se podía ver un cielo obscuro y frio un mar a tono, negritud solo interrumpida por las luces de los elevadores del puerto, alguna boya de las escolleras y más allá la luz del Faro .Ahí, ahí “- indica Ariel-“donde pasa la luz del faro”. Luis abrió los ojos como que le están mostrando un lugar exótico escondido. El faro que  normalmente desplegaba una secuencia de 3 luces cortas y 3 luces largas parecía a nuestros ojos agrandarse y mandar 6 largas y con extra brillo como diciendo –“Aquí estoy”!
Paso siguiente encontramos en el bolsito una birome y un programa del recital que por supuesto nos firmaron amablemente, cuando le llegó el turno al flaco firmo’ y dice te hago otra porque me salió para el orto y se reía. Ariel mirando para dentro contempla la figura de una morocha de muy buena figura y una melena espectacular mirando hacia la puerta y despegando una amplia sonrisa-Esa no es Susu Pecoraro? (Que estaba presentando una obra de teatro en Necochea) .
El flaco se toca con la palma su frente como cuando alguien se olvida algo cocinándose en el horno , se aparta de nosotros y a modo de despedida se refriega sus manos mientras repite SUSU PECORARO con cara de sátiro.
Emilio se queda unos segundos más nos da la mano y un beso a las chicas, nos desea buena suerte y vuelve al Restaurant.
De inmediato las luces del colectivo avanzando lentamente por la avenida 2 desde el Casino hacia el Puerto, nuestros gritos y corridas para asegurarnos de alcanzar el retorno a casa y una vez acomodados en los asientos del “bondi”, los reproches y cargadas durante el viaje a Ariel acerca de su desfachatada ocurrencia de decirle a estos 2 mounstros que éramos músicos.
Retornamos nuevamente a  las noches en el bar, la música y los amigos. The regular crowd (al decir de Billy Joel) o la pequeña multitud de seguidores que no pasan de 50,  no requería necesidad de pasar lista para comprobarlo por supuesto estaban todos allí, (donde más iban a estar).
La chicas de la primera mesa, mas allá El TANO, Patón , el manco, a la derecha los de balneario Pasuvio Paula Adrián JOHNY,Gustavito(sentado en la parecita de la ventana), al final los chicos Pity, el oreja, Piraña, Claudio, Gabriel  por nombrar algunos, mas allá casi cerca de la puerta un par de mesas era usualmente ocupada por casuales visitantes a veces venia gente desde Costa Bonita o incluso de Necochea . Hacia esas mesas el paisaje se volvía  más obscuro  desde el precario escenario al costado de la barra, haciendo dificultoso identificar las caras del público.
Esa noche por un rato parados en ese rincón pude ver una figura de alguien que no era local muy flaco con anteojos negros y un pasamontaña, acompañado de una rubia de pelo largo, pero como esfumado entre las luces que encandilan, sumado al humo y esa confusión que da una mezcla de cervezas y  Martinis sin embargo nunca repare obviamente en tratar de recordar la figura de algún visitante
Meses más tarde sale” Los niños que escriben en el cielo” pero para ser sincero no salí corriendo a escucharlo, me llevo unos meses prestarle atención, ni siquiera lo compre’.

Un día un amigo me lo presto’ y me puse a escuchar canción por canción despacio, en eso aparece Umbral y me parece tan hermosa que casi se me pasa el detalle, pero lo puse de nuevo y…ahí estaba el ultimo verso salido de la nada, para nada ligado musicalmente a la estructura de la canción , como una firma al final de una carta o como una posdata, la coincidencia en una línea o en un verso no me sorprendía tanto como la misma secuencia de notas tan cercanas a la original del tal Remo.






JAVIER MIRO
Musica y Video by JAVIER MIRO Copyright ©